Gilberto Santa Rosa: “La salsa es una sola”

El cantante puertorriqueño habla de “Colegas”, su nuevo disco. En este álbum trabajó con 16 artistas salseros, entre ellos su amigo Tito Nieves, con quien además lanzó su más reciente sencillo: “La familia”.

En una entrevista realizada por el diario El Espectador el caballero de la salsa respondió todo sobre su nuevo disco.


“Colegas” es su más reciente álbum, y el primer sencillo es “La familia” junto a Tito Nieves, ¿por qué quiso lanzar primero esta canción?

La familia resume el carácter del disco, el ambiente y la atmósfera en la cual se grabó. Tito (Nieves) tenía que cantarla conmigo porque él para mí es familia, y cuando escuché el disco completo con los arreglos, dije: “Esta es una buena muestra de lo que la gente va a escuchar en este álbum”; por eso se escogió.


Este álbum es una exploración de los años 50, 60 y 70, ¿por qué recurrió a ese tipo de sonoridad en este momento?

Yo siempre he dicho cariñosamente que es un “capricho musical”. Yo quería hacer esto para mí, no tenía intención de publicarlo. Tenía esas canciones de la garganta, porque era el tipo de salsa que cantaba antes con las orquestas a principio de mi carrera, en los años 70; pero más que las canciones, yo quería que me acompañaran una serie de músicos a los que admiro y respeto, así que empecé a trabajar con ellos y me entusiasmé… y al final me convencieron de publicarlo.


¿Está de acuerdo con la gente que dice que hay diferentes tipos de salsa?

Soy de los que piensa que la salsa es una sola, teniendo en cuenta dos cosas: la primera es que está hecha sobre la base de la música cubana, y la segunda es que cuando el género empezó a adquirir sus características, ya la gente fue reconociéndolo cada vez más como un lugar para pasarla bien.


¿Considera que “Colegas” es un homenaje para el bailador?

Totalmente, aunque sé que todos lo van a disfrutar mucho y se van a aventurar quizás a probar por primera vez. Es un disco que yo recomiendo mucho. Me divertí haciéndolo y estoy muy orgulloso del resultado, además tuve la oportunidad de compartir no solamente con Tito, sino también con 16 colegas más. Fue una gran experiencia musical y personal.


¿Siempre ha pensado que la salsa es una sola o fue una percepción que construyó con el tiempo?

Me he dado cuenta de que a veces tratan de contraponer un estilo de salsa frente a otro, o le quitan los méritos y valores a diferentes etapas que ha tenido el género, pero para mí es una sola salsa que va evolucionando y adquiriendo sonoridad. Casi siempre la diferencia real en este tipo de música se nutre en la parte armónica y en la interpretación, porque la base rítmica prácticamente es la misma desde hace muchos años.



Y es que en su música confluyen todas las etapas del género, desde la salsa dura, hasta la romántica…

Sí, hace unos años tenía bigote, cantaba diferente, pero mi estilo era igual… cantaba otro tipo de canciones, pero siempre fui yo, y a eso es a lo que yo me refiero, a la evolución de la música. Lo que es más importante para mí es que la gente disfrute la etapa de la salsa que le guste, y en este caso específico yo me fui a la época de cantante de orquesta, como en mis inicios.


La primera vez que usted se paró como vocalista fue el 6 de enero de 1975, ¿cómo recuerda ese momento de su vida?

Yo empecé, como todos los aficionados, con grupitos pequeños. Tuve un encuentro con un grupo de salsa como tal un poco antes del 75, pero tuve la oportunidad de entrar al mundo profesional desde muy pequeño, tenía catorce años. Creo que en este oficio uno se va ganando la palabra “profesional”, no solo porque te dan un cheque significa que lo seas. Yo marco el nacimiento del cantante profesional en abril de 1977, cuando hice mi primera grabación, porque ahí empezó un período de aprendizaje bien intenso e interesante.


Empezó el año 2020 con una gira que tuvo que interrumpir por la pandemia, ¿fue duro para usted terminarla de esta manera tan inesperada?

Camínalo Tour se tuvo que sentar. La última presentación que hicimos fue en Cali. Con mi equipo fuimos a trabajar a Colombia ese fin de semana, y por esos días fue que empezó todo lo de la cuarentena… Fue duro cancelarla, porque nos estaba yendo muy bien en las presentaciones que alcanzamos a tener. El show que montamos era muy bonito, lástima que pasó todo esto. Ahora estamos mirando a futuro, buscando opciones y trabajando.


¿Cómo fue su experiencia con la Orquesta Sinfónica de Caldas, hace pocos meses?

Con la Sinfónica de Caldas tuve una experiencia muy especial. Alcanzamos a dar dos conciertos preciosos en Bogotá e hicimos una química bien interesante entre la Sinfónica, mi repertorio y lo que yo puedo hacer como cantante. Me dieron la oportunidad de escoger una canción, e inmediatamente llegó a mi cabeza Canta mundo, que se estrenó en 1971 y yo la escuché un año después en la voz de uno de mis cantantes favoritos, que se llama Tito Rodríguez.


En la presentación con la Orquesta Sinfónica de Caldas usted dice que una canción puede cambiar el mundo, ¿qué canción ha cambiado su mundo?

Definitivamente Conciencia fue la canción que cambió mi mundo, porque me abrió la puerta a lugares a los que nunca había ido, así que en cualquier lugar del mundo la voy a cantar, sin duda alguna.

11 vistas